Hotel en Palomino – Playa Mandala

Blog

Las mentiras sobre Palomino

Por: @Elynns

– ¿A dónde fuiste de vacaciones?

– Fuí a Palomino.

–  ¿Dónde queda eso? Jamás lo había escuchado.

Este es un extracto de una de mis muchas conversaciones en semanas anteriores, aunque pareciera mentira (porque yo si tenía este destino muy presente) mucha gente no sabe el maravilloso paraíso que se esconde en una pequeña callecita del corregimiento de Palomino- Guajira.

Quiero empezar diciendo que este es un viaje guerrero, todo terreno, para gente que definitivamente esté buscando algo diferente.

Palomino el es punto que limita el departamento de Magdalena y Guajira, su encanto radica en la diversidad de climas, ahí puedes encontrar el maravilloso sol del caribe y luego sumergirte en el frío que baja desde la Sierra Nevada de Santa Marta.

¿Cómo llegar?

Hay  2 formas de hacerlo. La primera es por Rioacha y la segunda por Santa Marta, me enfocaré en  esta, la ruta Santa Marta-Palomino.

Desde el principio…

A menos de que vivas en Santa Marta, es indispensable encontrar la forma de llegar allí ya sea en carro, bus, avión, bicicleta etc…

Si nuestro plan es pasar un fin de semana, lo mejor es buscar la opción más rápida (avión). De Bogotá a Santa Marta podemos conseguir pasajes desde $80.000 en una aerolínea de bajo costo. Para escoger la hora del vuelo es importante contemplar que llegar hasta Palomino puede tomarnos de 2 a 4 horas dependiendo de nuestra suerte (y de cuanto sigamos las indicaciones) Por esto nuestra recomendación es viajar lo más temprano posible. las mejores fechas, como siempre son temporada baja, si está en nuestros planes ir al Tayrona no es recomendable viajar entre enero y febrero ya que generalmente el parque es cerrado durante un mes, y verificar que tampoco sean fechas de Carnavales en Barranquilla porque esto hace que el precio de los pasajes se incrementen.

Llegó el día.

Es interesante darse cuenta que cuando llegas a un aeropuerto el primer pensamiento que se te pasa por la mente es… “llegamos”, y aterrizar en Santa Marta duplica esa sensación porque lo primero que ves al salir es la inmensidad del mar frente a tus ojos, lo complejo es despertar del sueño y darte cuenta que todavía falta mucho camino por recorrer.

“Pregunte, SIEMPRE, pregunte”

Las personas de la ciudad son muy amables y están dispuestas a guiarte a tu destino, sin embargo ir preparado con un par de tips no está de más.

El primero:

El aeropuerto Simón Bolívar de Santa Marta no está realmente ubicado dentro de la ciudad, este se encuentra en a 16,5 Km de distancia. (algo lejos, por lo cual es importante tomar el transporte adecuado).

Los autobuses que llegan al aeropuerto son azules, su costo promedio es de $1.600, hay que preguntar hacia donde se dirigen ( lo más común es que te digan que si te llevan pero luego te des cuenta que van para otro lado, hay que estar preparado para esto y pedir indicaciones en caso de bajarse en una parada diferente). Aquí también existen 2 opciones, decir que van para el mercado (Carrera 11 con calle 11) o para Mamatoco (salida y llegada de buses a las afueras de la ciudad). El trayecto del aeropuerto a la ciudad puede variar pero se calcula en promedio de 1 hora.

Por fin en camino.

Sin importar que ruta escojan, lo importante es encontrar un bus en la medida de las posibilidades cómodo, con aire acondicionado y buena cojinería, esto no resulta tan fácil, pero es mejor esperar un poco porque el camino es largo y caluroso. El pasaje Santa Marta Palomino varía entre $9.000 y $15.000.

Una vez estemos en el transporte hacia Palomino, lo que queda es disfrutar el paisaje, al salir de la ciudad, montañas, ríos, el mar…una mezcla inimaginable de naturaleza, también se puede ver la entrada al Parque Nacional Natural Tayrona.

La señal para bajarse es pasar el puente sobre el río Palomino (de nuevo, hay que preguntar) y bajarse sobre la calle 6ta.

Hay 2 formas de adentrarse en la zona hotelera, la primera, caminar, la segunda tomar una moto que te lleve hasta el hotel de tu preferencia (el costo promedio es de $2.000).

Esta callecita, extensa, sin pavimentar, rocosa y tediosa esconde hostales lujosos y algunos de bajo costos, sitios para acampar, restaurantes con conceptos juveniles, entretenimiento nocturno y platos elaborados.

Esto se debe a que los extranjeros se han tomado ese rinconcito para hacer pequeñas noches españolas, hostales argentinos, espectáculos chilenos y así podría seguir contándoles los secretos que se esconden, pero prefiero que lo descubran ustedes mismos…

la recompensa de tan largo viaje se tiene cuando se llega hasta el final de la calle, es allí donde se deja atrás el terreno rocoso y se reemplaza por la suavidad de la arena, esa que cura los pies cansados (de aquellos que se atrevieron a llegar a pie. Si, nosotros), ver el mar, ese mar azul turquesa con olas despeinadas, es la mejor recompensa para el viajero.

Mis recomendaciones:

Nuestro hotel escogido:

El TikiHut Hostel. a 5 minutos del mar caminando, colorido, agradable, con cabañas familiares, de pareja y como más nos gusta, para grupos. Con cuartos para 9 y 12 personas, 2 baños por habitación, piscina climatizada, restaurante, bar, hamacas y camas en zonas comunes. en definitiva un lugar encantador. el promedio de la noche es de $50.000 (redondeando con el precio del I.V.A incluido) incluye desayuno y seguro hotelero.

Tips: pidan toallas, el hotel las alquila con un depósito de $10.000 que se cobra solo en caso de no devolverla.

El Restaurante que se lleva las 5 estrellas:

Suá,

Aunque su carta no es extremadamente amplia en opciones, tiene un ambiente mágico. mesas irregulares al aire libre, música en vivo por extranjeros que viven viajando y viajan viviendo de lo que su arte les da. Todo es delicioso y la atención excelente, no pueden irse sin probar sus hamburguesas. el promedio de los platos está entre $20.000 y $25.000 sin bebida. (La sopa de tomate y la pizza también son buenas opciones).

Por hacer:

a grandes rasgos diré que Palomino es un destino para descansar, sus principales atractivos son la buena comida, el mar y los 2 ríos que lo acompañan.

  • El plan en el río Palomino que queda a 15 minutos caminando es practicar Tubbing (ya les contaremos sobre esto). El otro río es el San Salvador, que queda a 1:30 horas de camino sobre la playa (este es un plan si les gusta caminar) este, a diferencia del río Palomino tiene mucha más vegetación y es posible ver peces y cangrejos entre sus aguas.

Lo mejor de ambos es el contraste, a un lado, el verde del río y al otro la inmensidad del mar azul.

  • Ver el amanecer en la playa, y  la puesta de sol en la desembocadura del río.
  • Visitar comunidades indígenas para compartir un poco de su historia.
  • Piscinas naturales.
  • Flamencos rosados y más.

Mis recomendaciones de viajera:

  • Muchísimo bloqueador
  • repelente
  • Viajen ligeros.
  • Mantengan asegurados los toldillos de las camas si no quieren encontrar sorpresas a media noche.
  • Tengan cuidado con el mar, hay lugares en los que es imposible entrar por el oleaje.
  • Y lo más importante, vayan con la mejor actitud para vivir una experiencia inolvidable. ( mejor si es con amigos)

Para regresar es el mismo proceso. tomar una moto hasta la calle principal, ahí es recomendable esperar los autobuses que vienen por la carretera y que van con destino Santa Marta o Cartagena, bajarse en Mamatoco y tomar un taxi hasta el aeropuerto que puede costar en promedio $25.000

Costo promedio por 3 noches en Palomino:

Hostal: $160.000

Comida: 150.000

Transportes: 60.000

Entretenimiento: 30.000

Total: $400.000 COP  (este costo no incluye tiquetes aéreos)

La mentira más grande sobre Palomino es que es un lugar que no vale la pena conocer. No lo crean, todo lo contrario, hay que atreverse,  disfrutar y dejarse seducir por este destino paradisiaco y poco conocido de nuestro país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *